BODA EN ALTEA

Abr 19, 2020 | Destacadas, Reportajes de Boda

Os traemos la crónica de esta boda en Altea, celebrada un 8 de marzo , Día Internacional de la Mujer. Nuestros novios, Pablo y Marina buscaban un lugar con encanto. Tal vez una finca para bodas en Altea hubiera sido lo ideal pero finalmente se decidieron por un coqueto restaurante debido al número de invitados. En pleno casco antiguo , en la terraza de La Costera, han celebrado una boda íntima con sólo 9 invitados mediante ceremonia civil.

Cada vez son más habituales las bodas íntimas , con pocos invitados, pues tienen sus ventajas como por ejemplo la organización y los gastos. Existe un tipo de boda íntima llevada al extremo como son las bodas elopement , donde los novios , y solo los novios acompañados de un maestro de ceremonias, algún testigo y su fotógrafo , celebran su boda escapándose a un destino de ensueño, aunque este es no sea el caso.

Ellos me escogieron para el reportaje de fotos y me contaron que el día de su boda querían algo sencillo y sin posados, sin desplazamientos complicados y que la logística del día iba a ser muy cómoda en la misma localidad.

En su preboda paseando por un campo de almendros en flor , Marina muy ilusionada me comentaba que había preparado ella misma la decoración de boda y que cada detalle tenía detrás su historia.

” Boho Chic” y Mimosa , una boda en Altea romántica y vintage

Zapatos , vestido y decoración Boho Chic para su boda . Y la flor que va a estar presente en este 8 de marzo será la mimosa , según la tradición italiana se suele regalar a las mujeres en esta fecha señalada.

Marina , que es rusa, se ha encargado de todo y nuestro recorrido empieza con sus preparativos. Ella ha optado por un vestido de novia romántico y vintage , no es blanco . Nos recibe con el pelo recogido con un tocado en dorado. Sus zapatos, junto a una muñeca típica rusa , son unos zapatos de novia diferentes.

Los detalles que decoran la terraza donde celebrarán la ceremonia y el cocktail de boda llevan tonos anaranjados y amarillos . La mimosa está muy presente en cada detalle , en las mesas y sillas, hasta en la tarta nupcial gobernada por dos muñecos de tarta Lego.

Nos llama la atención que hay de todo pero especialmente un expositor de fotos de la infancia y las fotos de boda de sus padres en una bandeja decorada. En otra bandeja una foto enmarcada de la preboda junto a una tetera de cerámica antigua y unos dulces . También en el jardín unos muñecos de una pareja de conejos vestidos de novio y novia son testigos de la boda.

Esta es en definitiva una boda en Altea con encanto, diferente y muy bonita que merece la pena ser contada.

Estoy muy contenta con el trabajo que nos hizo Javier en la sesión preboda y el día de nuestra boda. Es una persona muy simpática, cercana, busca enfoques originales y espontáneos, te hace reír y sentirte cómodo durante la sesión. Las fotos son muy bonitas y originales, ¡un estupendo recuerdo del día de nuestra boda! Lo repetiría de nuevo, ¡sin duda alguna! ¡Gracias!

Marina

Te gusta lo que ves? 

logow