FOTOS DE COMUNIÓN … A VECES

Sep 8, 2020 | Blog

FOTO DE COMUNIÓN

Cuando vi esta foto en cámara me enamoré de ella; una niña en la Laguna Rosa, inocente, contemplando el horizonte de un futuro incierto. Y, se pone el sol, esto dura nada! Aunque mañana haya un nuevo atardecer, estoy aquí y ahora, haciendo fotos de comunión, mirando hacia adelante, y contemplando la belleza del atardecer.

Hice este reportaje el mes pasado, en Agosto, hago pocos pues doy prioridad a las bodas. Mis clientes en campañas de comunión suelen ser muy casuales: hijos de novios de bodas que hice hace años , algún familiar, amigos, el boca a boca…

Este año, por estas “circunstancias tan especiales con el bichito” (en la calle hubiera dicho “por esta mierda” siendo franco), se han aplazado casi todas mis bodas al 2021 y he podido disfrutar de las comuniones como nunca.

Este año había una atmósfera mas bien solidaria, motivada por las complicaciones que han tenido los padres a la hora de reorganizar todo, y por como los proveedores nos hemos tenido que adaptar con cambios de última hora por la mierda del bichito, (¡uy! he dicho mierda otra vez… “mierda” ¡wow! no pasa nada … ¡¡mierdaaa!! disfruto).

Volviendo al tema de las comuniones. En el mes de julio, haciendo fotos de comunión de un niño, me decía su madre:

– Haz con él lo que quieras, si se mancha el traje, ¡que se lo manche! , para eso está. Total, no sabemos si finalmente podrá hacer la comunión. ¡Que disfrute, mételo al agua, tíralo al suelo!

Y bueno, tampoco era mi estilo. Así que el niño se fue con su traje limpito a su casa, prefiero que os gastéis el dinero en fotos y no en lavanderías.

En realidad, lo que quiero decir con esto, es que da gusto poder trabajar con total libertad creativa.

En ocasiones he dado con madres que se obsesionan con la pulcritud de los vestidos. Quieren conservar impolutos los trajes de comunión hasta su gran día. Te vigilan como un guarda jurado en el Corte Inglés, sin apenas poder mover a esas niñas vestidas de Meninas, limitando muchísimo los movimientos, nuestra creatividad y en definitiva, la calidad del trabajo por el que nos han contratado. Y lo cierto es, que prefiero que los padres no estén encima de la sesión porque los chavales se cortan, no se sueltan. Es mejor dejarles solos y que vivan la experiencia al 100%.

También hay veces en que los padres o madres te piden “cosas”, y esta es una palabra que vale para todo: pinto cosas, hago cosas, pasan cosas… “Cosas” puede ser, cualquier cosa. Estas peticiones siempre te pillan por sorpresa y hay que saber responder con un razonamiento muy justificado porque algunos padres no entienden un NO por respuesta. Hay factores que la mayoría de los padres desconocen o no tienen en cuenta para el éxito de la sesión de fotos: el sitio, la hora , la dirección de la luz y del viento, la gente de fondo, la actitud de los niños, los nervios; cada sesión cuenta con un 80% de improvisación, hay circunstancias que se revelan en el momento, sin haberlas previsto.

Una vez me pidieron una foto en un campo de fútbol con el niño vestido de comunión con la camiseta de su equipo y pienso ¿ el año que viene quiero volver al estadio con otro niño a hacer fotos de comunión así ? Otra vez me pidieron que el diseño del interior de un álbum de comunión de niña fuera con motivos de princesas Disney … y me cuestioné prácticamente lo mismo, ¿ me veo haciendo lo mismo con su hermanita dentro de dos años?

Fueron mis comienzos de decir “NO” y no sentir culpa. No es fácil . Hasta que vemos “La Luz” pasamos mucho tiempo cegados por inseguridades y haciendo “cosas” por no llamarlo “trabajos” que finalmente ni siquiera firmamos porque no nos representan. Pero tu cliente lo cuelga orgulloso en la red , te etiqueta y ahí queda, para siempre. Es posible que otras personas te pidan lo mismo dentro de un tiempo.

Te das cuenta de que tienes que apostar por lo que realmente quieres, arriesgar, seguir una línea y marcarte un objetivo. Tu trabajo será el que mejor filtre a tu cliente en un futuro. Luego está el estilo y la forma de trabajar de cada uno, que determina el producto final, donde todo lo anterior, ni se nota, ni se valora. Así que pregunto a los papás ¿qué vais buscando?, para poder cumplir las expectativas y que se aseguren de que mi perfil encaja con el tipo de fotos que van buscando.

Para los que empezáis, os diría que os ahorrareis muchos dolores de cabeza invirtiendo en formación, también en una buena lente! pero sobre todo… tiempo en formación, prácticas, prácticas, prácticas. La experiencia os dará valor. Fluir con lo que os gusta y conectaréis con vuestro público. Es pura magia, funciona. Ah! Y siempre es bueno observar , tener referentes. No te frustres, está todo inventado. Los grandes profesionales tienen referentes y toman ideas de otros, se han visto en la misma situación que tú. Toma ideas en todas partes: tele, cine , videoclips, viajes, redes…

Piensa que preparar una idea, copiar una foto y tener un portfolio bonito es muy fácil. Hay que verse en el terreno de juego, por ejemplo haciendo fotos de comunión: con el viento y la luz en contra, con los pelos de la niña en la cara, sin poder abrir los ojos. Sacando adelante una boda: con una ceremonia montada en una plataforma sobre una piscina donde tú no cabes, ni estás, sin apenas campo de visión desde fuera. En un shooting con modelos: para un cliente que no sabe lo que quiere. Rodando un videoclip: con bailarines que no se saben la coreografía , con la agencia metiéndote prisa, con imprevistos, tiempos medidos, presión.

Sin duda tu mejor valor te lo va a dar la experiencia. Así que mira hacia adelante , márcate un objetivo , fórmate, practica y crece. Y mucha paciencia, poco a poco necesitarás decir “no” menos veces.

¿Fotos de comunión? Sí, pero sin forzar. Si mi trabajo conecta con los padres y con los niños, si mi propuesta y la suya nos gusta ¡adelante!

Y bueno, esto finalmente ha terminado siendo una especie de coaching de… qué se yo. Espero haber aportado algo de luz a padres y fotógrafos. Por lo menos a mí me ha servido para decir “mierda” en mi propio blog sin sentirme mal.


Compis quiero anécdotas de reportajes de comunión, opiniones, etc, os mando un saludo y gracias por seguirme.

Te gusta lo que ves? 

logow